Las autoridades han recurrido a la siembra de nubes para provocar lluvias que disipen la contaminación atmosférica, que puede causar muchas enfermedades y sigue empeorando en Pakistán.
Pakistán es el cuarto país más contaminado del mundo. Según la ONG Human Rights Watch, al menos 128.000 muertes al año están relacionadas con la contaminación atmosférica. A principios de diciembre, el nivel de partículas finas medido en el aire era tan alto que las escuelas cerraron durante cuatro días para no exponer a los niños. Para limpiar el aire, las autoridades decidieron provocar lluvia artificial. Un proceso científico que puede funcionar a muy corto plazo pero que elude el problema inicial.
Esta lluvia artificial se utilizó principalmente para combatir el smog, una niebla de partículas finas muy perjudicial para la salud que se estanca en la megaciudad de Lahore, la más contaminada de Pakistán y en el top 3 de las ciudades más contaminadas del mundo.
Para purificar el aire, la lluvia suele surtir su efecto, ya que al caer, las gotas precipitan los contaminantes al suelo y los dispersan.

Los aviones, suministrados por los Emiratos Árabes Unidos y equipados con tecnología de siembra de nubes, sobrevolaron diez zonas de la ciudad, considerada una de las más contaminadas del mundo.

Se trata de una "donación" realizada por Emiratos Árabes Unidos, declaró el jefe en funciones del gobierno provincial de Punjab, Mohsin Naqvi.

"Equipos de Emiratos Árabes Unidos llegaron aquí con dos aviones hace diez o doce días. Utilizaron 48 cohetes para provocar lluvias", declaró a la prensa.

Pero esta técnica no es unánime. Para hacer volar el avión que modificará la composición de las nubes, necesitamos combustible; por tanto, emitimos más gases de efecto invernadero. Otra preocupación planteada por la Unión para la Conservación de la Naturaleza: ya no se podrá detener la lluvia una vez que haya empezado, con la culpa del mal tiempo.

La ONG Human Rights Watch recuerda que exponer a su población a tales niveles de contaminantes es un atentado contra los derechos humanos. Pide a Pakistán que aborde las causas de esta toxicidad en lugar de intentar tratar los síntomas.

Según la OMS, la exposición prolongada al smog favorece las cardiopatías, el cáncer de pulmón, las enfermedades respiratorias o los accidentes cerebrovasculares. Los sucesivos gobiernos han probado distintos enfoques, como rociar las carreteras con agua o cerrar escuelas, fábricas y mercados los fines de semana, con mayor o menor éxito.

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario.
Introduzca aquí su nombre